LA ZONA DE CONFORT MÓVIL

LA ZONA DE CONFORT MÓVIL

¿Verde o roja?

Estoy un cansada de oír hablar sobre lo interesante que es salir de la zona de confort. Quienes defienden a ultranza que hay que huir de ahí  -como del infierno o de la peste- entienden, en general, que la zona de confort es zona de perdedores. Y ¿quién quiere ser perdedor en nuestra sociedad?
No entiendo porqué de pintar esa zona verde, cuando debería ser rojo fuego intenso por lo desacreditada que está.

Algunos de los argumentos que se esgrimen sobre los riesgos de permanecer en la zona de confort los comparto, sobre todo cuando permaneces en ella a la fuerza:

  • Te estancas por no asumir nuevos retos, experiencias, nuevas relaciones.
  • Tu baja expectativa te frustra y daña tu autoestima.
  • Aparecen las emociones negativas al no alcanzar logros que actúen como motivadores.
  • Cada vez eres más torpe para decidir y resolver problemas.
  • Aparecen complejos y envidias porque otros sí crecen a tu alrededor.
  • Te encuentras atrapado por miedo.

Pero pensemos antes de decidir salir de cualquier zona, alentados por la aventura de lo desconocido. Veamos por nosotros mismos si es lo mejor para cada uno o si no lo es.

Se me ocurre que la zona de confort puede ser la zona en la que alguien se encuentre en su elemento, realizado. Conozco personas así. A estas personas ¿se les puede llamar perdedores?

Realmente la zona de confort no es una zona estática. porque se mueve siempre contigo dentro. Yo le llamaría “zona de confort móvil”.

¿Y qué mueve la zona de confort?

Pues todo: las variaciones del clima, las personas que van apareciendo y desapareciendo en nuestras vidas, los cambios de legislación, los avances tecnológicos, nuestra experiencia diaria, los cambios en nuestra salud, que te toque la lotería, que alguien te roce la mano, que te enamores…

Por lo tanto, todos nos adaptamos continuamente, no hay otra. Y la adaptación implica aprendizaje.

¿Cuántos salen de su zona de confort sin saber a dónde van, buscando otra zona de confort?

A nivel individual ¿tienes claro al menos la dirección –no el punto exacto, claro- al que te diriges?

¿Valoras lo que supone para ti salir de un lugar en el que eres competente para llegar a otro donde el objetivo es ganar también una nueva competencia?

Parece sensato valorarlo ¿no crees? A veces te das cuenta a posteriori, como le ocurrió al Principito.

El Principito y la flor

” Mi flor embalsamaba el planeta, pero yo no sabía gozar con eso… “.  Y me contó todavía: “¡No supe comprender nada entonces! Debí juzgarla por sus actos y no por sus palabras. ¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla”.

 

 

Poner un listón alto puede generar frustración y estrés, o liberación y motivación, en función de tu esencia.

Y claro que algunos somos inquietos y nos llama imperiosamente lo que está fuera del entorno cotidiano. Por eso decidimos salir a explorar otros territorios físicos, humanos, afectivos, intelectuales, espirituales…

Pienso que los que necesitan de salir de la zona de confort son dos tipos de personas:

. Quienes se encuentran mal y asumen el cambio para mejorar, porque confían más en lo que está por venir, aunque sea incierto. Están dispuestos a romper la baraja.

Quienes tienen sed por descubrir y aspiran a reinventarse para acceder a nuevas oportunidades. El desafío les empuja.

El Principito sale de su planeta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cada persona tiene prioridades, aspiraciones, realidades y obligaciones. Salir de la zona de confort puede suponer ganancia para unos y pérdida para otros.

Pero no creas que estar en tu zona de confort no te hace crecer. Recuerda: no existen zonas de confort estáticasTodo se mueve y tú también. Con el todo moviéndose, tú te mueves. Y, así, al moverte tú, se mueve el todo.

Y quien no viera su zona de confort como el infierno o la peste, podría, tal vez, volver a pintarla de verde.

¿Quieres compartir qué piensas sobre la zona de confort?

Sin comentarios

Publicar un comentario