¿Quién dice que ambicionar dinero es malo?

¿Quién dice que ambicionar dinero es malo?

Si tienes valor para otros, ganas siempre.

 

Observo que disponer de dinero nos hace sentir mejor, tal vez porque muchos relacionamos dinero con libertad, independencia y seguridad. Por este motivo habitualmente establezco planes para conseguirlo y mantenerlo. En consecuencia, y en parte gracias  a esa previsión,  el dinero ha llegado a mí habitualmente, en cantidad suficiente y de formas distintas, incluso, contradiciendo mis expectativas más pesimistas.

 

He de reconocer, no obstante, que mis planteamientos  han ido cambiando con el tiempo:

ANTES

  • No establecía una cantidad concreta de dinero a conseguir ni consideraba un tope en mi contraprestación.
  • Esperaba un buen momento, pensaba que necesitaba suerte, preparación, contactos y esfuerzo.
  • No todo el dinero que ganaba provenía de hacer las cosas que me gustaban.

AHORA

  • Fijo la cuantía primero y después hago lo necesario para conseguir esa cantidad en un plazo decidiendo qué dar a cambio.
  • Todo momento me parece aceptable y puedo hacer dinero con pocas reglas: ingreso-gasto, activo-pasivo, riesgo-prudencia.
  • Entrego algo de valor a cambio, que forma parte de mi esencia, consiguiendo que otras personas lo perciban.

 

El momento en el que cambias de idea sobre el dinero llega en 3 circunstancias:

 

1. Cuando te afecta una crisis o adversidad monetaria (cuanto más gorda mejor).

  • Tu imaginación y energía se disparan en ese momento concentrándote en lo productivo.
  • Empiezas a hacer planes concretos: te alías con otras personas, buscas ganar experiencia, corriges.
  • Persistes en el camino de buscar ganar dinero y dedicas tiempo a ello.

 

2. Cuando conoces otros comportamientos respecto al dinero diferentes a los tuyos y que obtienen mejores resultados. Puedes darte cuenta de ello de diferentes maneras: al observar otros negocios, por intuición, navegando en internet o leyendo. A mí, por ejemplo me ocurrió con los libros de Raimon Samsó y Robert Kiyosaki, entre otros.

  • La mentalidad abierta -para explorar nuevos territorios- en cuestión de dinero es útil.
  • Pensar menos y probar más es aconsejable.
  • Compartir tiempo y dialogar con personas que valoran el dinero es recomendable.

 

3. Cuando deseas mucho tener dinero y crees firmemente que vas a conseguirlo.

  • Te entusiasmas pensando qué vas a hacer con ese dinero.
  • Adquieres conocimientos sobre cómo conseguir dinero.
  • La espera y las trabas temporales se hacen llevaderas.
  • Mejoras tu servicio o producto constantemente para que beneficie a otros.
  • Eres precavido y arriesgado según tus necesidades y circunstancias y administras tu tiempo.

 

El valor de los sueños

Para estar mejor pagado lo indispensable es que seas útil por tu valor diferencial y que seas capaz de transmitirlo.

Bucea en ti para saber qué importancia tiene el dinero en tu vida.

Aunque hayas llegado alto en tu vida profesional o vayas a conseguirlo en el futuro no descuides tu economía.

 

 

Y no hagas caso a los que están forrados y te dicen: “lo esencial no es el dinero” porque, mientras, van atesorando un poco más, a veces, incluso a costa de ti.

¿Dedicas tiempo a pensar sobre esto? ¿Es importante para ti? ¿Vas a hacer algo al respecto pronto. 

Con ayuda de un coach puedes mejorar tus finanzas.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario